Centrífugas discontinuas – El ColourQ 1700 BC

EMPIECE el rociado en el momento adecuado – DETENGA la rotación ante riesgo de vibración

El ColourQ 1700 BC detecta los cambios (muchas veces frecuentes) de color de la pared de cristales durante la aceleración. El primer cambio ocurre en cuanto se ha eliminado suficiente licor madre para descubrir los cristales en la capa más interna de la pared; dependiendo de la masa cocida esto podría darse durante el llenado. Usualmente esto sucede un poco después de empezar la aceleración. En casos extremos esto cambio sucede tarde dentro de la aceleración. Ninguno de los dos extremos - fácilmente detectables - es deseable, dado que pueden producir vibraciones grandes y peligrosas.

Para una masa cocida estándar, el cambio de color se da en la aceleración temprana. Entre más pronto cambie el color, mayor será el riesgo de que la pared de cristales no tendrá ningún licor alguno entre ellos. En este caso la fuerza centrífugal transportará aire a través de la pared y secará la capa sobrante de licor en los cristales, haciendo que sea difícil remover la capa con el agua de rociado. Además, el incremento de capa de licor madre sellará la superficie de los cristales y atrapará más agua dentro de estos durante el secado, dificultando su acondicionamiento durante el almacenaje.

Para masas cocidas con un CV grande, existe el riesgo de que los cristales finos se sedimenten frente a la malla, impidiendo la eliminación del licor. Luego, el licor puede verse como una capa de líquido dentro de la pared de cristal; por lo que es importante detener el rociado de agua. Entre más gruesa esté la capa de líquido, mayor será el riesgo de ondas en el líquido. En cuanto el líquido visible haya desaparecido se puede iniciar el rociado; si el líquido visible no ha desaparecido a una mayor velocidad de rotación, existe el riesgo de que el líquido avance. Esto creará un desbalance en la canasta, de manera que la señal del instrumento deberá ser usada para detener la rotación antes de alcanzar una velocidad crítica.

Para una purga lenta de masa cocida, hay riesgo de que el rociado de agua alcance al licor; luego el agua se mezcla con el licor y pierde algo de su habilidad para deshacerse del licor. Cuando la frecuencia de rociado es mayor que la de eliminación, una capa de líquido se volverá visible de nuevo dentro de la pared de cristales; el instrumento detectará esto y enviará una señal para detener el rociado hasta que sea seguro reiniciar.



El instrumento ColourQ 1700 BC instalado sobre una centrífuga

 


El punto de medición dentro de la canasta de la centrífuga
 


La gráfica muestra el color (curva naranja) elevándose desde el momento en que la masa cocida alcanza el punto de medición y permaneciendo alto hasta que la aceleración empieza. En este ejemplo el rociado inicia relativamente tarde.
 


La gráfica muestra un inicio similar al ejemplo anterior. Aquí el CV de los cristales es relativamente grande; cuando los cristales finos son forzados hacia la malla al incrementar la fuerza centrífuga y forman un sedimento denso frente a la malla, no permitir que el licor salga de la canasta. El licor se ve como una capa de líquido oscuro dentro de la pared de cristal; solo después de más aceleración, la fuerza centrífuga es lo bastante fuerte como para empujar el licor a través de la pared de cristales.
 


En este ejemplo el licor madre es eliminado lentamente. Cuando el rociado inicia agregando agua con un flujo mayor al flujo de la eliminación del licor, la cantidad total de líquido en la pared de azúcar incrementa. Esto continua hasta un punto en el que el líquido se hace visible dentro de la pared de cristales. Esto debe evitarse por dos razones:

  1. El líquido suelto es una preocupación, porque puede tener ondas y causar un desbalance en la canasta.

  2. El agua alcanza al licor y se mezcla con él. El agua es menos eficiente para limpiar, cuando se mezcla con el licor, por lo que se necesita más agua para limpiar la capa de licor de los cristales.